Lo que de verdad importa

“Lo que de verdad importa” nunca es material. A raíz de esta bella iniciativa de la Fundación Aladina, quiero romper una lanza a favor de la reflexión. Eso sí, antes de nada os invito a que, a partir del 17 de febrero acudáis al cine a ver esta película. Una nueva obra maestra de Paco Arango, que es también el director de esta fundación. Todo el dinero recaudado irá destinado a los niños con cáncer, pero si la película no tiene una gran acogida en número de espectadores su primer fin de semana, la retirarán del cine. Hagamos el bien. Y, además, la película, según el trailer, parece que es preciosa.

Abramos espacio a la reflexión:

¿Para ti qué es lo que de verdad importa?

La película habla de que una niña sufre cáncer. Y, curiosamente, para mí lo que de verdad importa es la SALUD. Es el eje de todo, la esencia de la vida , de hecho, la salud es la vida en sí misma. Acostumbrados a un ritmo frenético, nos olvidamos de ella. Creemos que el segundo o incluso tercer plano está bien. Lo importante es tener dinero y trabajo. Eso sí. Que no falte. Y no. Nada más lejos de la realidad.

Cuando la salud falla y el cuerpo te da un toque de atención que te devuelve a la realidad… ahí es cuando la valoramos. No es justo para ella que hasta que no nos sitúa en un puente estrecho y con riesgo a caer, no le demos el espacio, el valor y el lugar en el podium que merece. Y no es que merezca, que también, sino que TIENE. Por ley natural. Creemos que el dinero compra todo, pero no nos damos cuenta de que compra todo… menos la salud. Y sin salud, no hay nada.

A mí, como ya comenté, hace un par de años que me dio un toque de atención. Desde entonces, la tengo presente a cada instante.

Después de darle el espacio que merece, también quiero hacer una lista de aspectos que para mí importan:

.- Mimar a quien te mima. Cuídales.

.- Alimenta el alma. Hace años descubrí que la mejor opción para ello es ponerla a prueba: lee libros, ve películas y conoce historias… aunque sufras, porque todo ello te hará crecer y así es como se alimenta.

.- Ayudar al que no tiene tantas facilidades. El otro día en ‘Chéster in love’ salió un ‘tipo’ -no puedo denominarle de otra manera- diciendo que la caridad era negocio. Que eso solo aumentaba la desgracia… Y cosas así. Quise entender que a lo que él se refería era a aquello de “enseña a pescar en vez de dar peces”, pero conforme avanzaba en su discurso me di cuenta de que en realidad solo era un alegato más contra la Iglesia y su labor, pues tenía delante al entrañable Padre Ángel, a quien acusó de ser el “máximo exponente de la industria de la caridad”. Afortunadamente, Risto le indicó la puerta de salida.

.- La soledad. Muchas personas creen que la soledad es una desgracia, cuando para mí es un gran regalo. Todos necesitamos minutos a solas, para hablar con nosotros mismos, para desconectar, para relajarnos. El hombre es un animal social, pero uno que también necesita cargar pilas. No es bueno estar siempre en compañía.

.- Conocer tus límites. Creo que a veces damos pasos que no deberíamos si conociéramos nuestros límites y esto nos genera frustración.

.- Di ‘no’. Nos cuesta demasiado. Y a veces es una manera de ayudar al otro… o a ti mismo.

.- Sonreír. Es lo mejor de la vida.

“La salud es la mayor posesión. La alegría es el mayor tesoro. La confianza es el mayor amigo.” Lao Tzu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s