Una ración de sensatez

el
El otro día hablaba con mi mejor amiga de la sensatez. No con esa palabra, pero sí sobre ello. Le decía que, más veces de lo que nos gustaría eso sí, tenemos que actuar con sensatez. Pensando más con la cabeza y menos con el corazón… Y lo digo yo, que soy una abanderada de la actuación tal y como a uno le sale inmediatamente de la ‘patata’. Hay que encontrar el equilibrio. Sobre todo para no caer en los mismos errores, que, por mucho cometerlos, no van a variar. A veces esos errores son actitudes, otros ideas, pero la mayor parte de las veces son personas. Personas de las cuales nos cuesta asumir que realmente ‘no es no’ por mucho que los ‘y si…’ acudan a atormentarnos cada cierto tiempo. Resiste, aprende y vive. Tú vales mucho más. Pero cuesta entenderlo. A mí la primera. Más de una lágrima me ha causado ese uso excesivo de la insensatez. Cierto es que en la vida hay que reír y luchar, disfrutar y pasarlo mal, sentir, vivir… pero el dolor no siempre está justificado. Hay sendas que quizá no sean tus favoritas, pero sí las correctas. Y puede que esa decisión te persiga de por vida, clamando que le des una oportunidad, que si vuelves a ese camino todo será diferente, pero no, no merece la pena. A veces lo correcto es la mejor opción. Aunque no siempre sea nuestra favorita.

La sensatez nos incomoda. Pero nos equilibra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s